Los números de los premios

Casi nunca seleccionamos un número al azar, nada más acercarnos a la ventanilla nos preguntan “¿qué número quiere”, y nosotros nos creemos con cierto poder y control sobre el juego por poder elegir entre éste o aquel de allá, el cumpleaños de mi hija o el aniversario de mi boda.

Tendemos a elegir números que tengan terminaciones bonitas, mientras que descartamos aquellas que terminan en los llamados números feos, como el 13. Preferimos boletos con números que no hayan sido premiados en años anteriores, combinaciones que sean especiales por algún motivo personal, o números que siguen una secuencia lógica. También preferimos combinaciones que den lugar a dibujos bonitos al tachar los números en el boleto, como cruces, o diagonales.

Los números feos y bonitos existen, como ya sabéis, pero todos entran en el bombo de los premios y él no mirará si sale de un tipo u otro. Entonces, ¿por qué elegimos antes combinaciones que coinciden con una fecha especial y no el 1, o el 13? No existe un  motivo que lo justifique, simplemente la preferencia o el atractivo del número, porque, si lo pensamos en frío, la probabilidad de los boletos a ser comprados no es la misma, pero sí lo es la de que salga premiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies